Skip to Content Skip to Navigation

Ministerio Musical Apocalipsis: Testimonios

"El enemigo nos quiere ciegos" - Waldemar Mendoza

En estos últimos días el príncipe de las tinieblas  Satanás esta avanzando  y acelerando sus planes de destrucción para acabar con el pueblo de Dios  y  con toda la humanidad. Sabiendo que no le queda mucho tiempo, el sabe que el día de su destrucción se acerca. El ha enviado un ejército de ángeles malos o caídos en una misión de destrucción como nunca lo ha hecho. La estrategia que estos ángeles malos están usando es rodear a todo ser humano, incluyendo a los hijos de Dios para cegar los ojos o la vista de estos para que no puedan ver la verdad y no puedan ver a Dios.

           Manteniendo a la raza humana ciegos con una nube negra llena de perdición. Lo están haciendo a través de los medios de comunicación. Para llegar  a todo ser viviente bombardeándolos con todo tipo de mensajes de inmoralidad y falsas doctrinas, enseñando un falso camino, un camino que conduce a la destrucción. Nos están atacando con todo tipo de distracciones para mantenernos ciegos y en oscuridad. Así la ola del pecado avanza cada vez mas como una nube negra sobre nuestras vidas trayendo todo tipo de calamidades como: crisis matrimoniales, corrupción, crímenes, injusticias de todas clases con el fin de desviar la vista de todos los seres humanos y mantenerlos ciegos para no ver la luz de Dios que nos conduce al camino de la salvación.

          Satanás ha logrado con este ataque que el ser humano se llene de iniquidades, se ciegue y se separe de Dios. Ha hecho que el hombre manche sus manos con sangre y manche sus dedos con iniquidades. Ha hecho que el hombre llene sus labios con mentiras y que su lengua murmure maldades. Se mienten unos a otros, se llenan de malicia  y  dan a luz perversidad. Nuestra generación esta llena de violencia  corriendo hacia al mal para derramar sangre inocente. Ya el hombre no sabe que es el amor por el prójimo, ya no sabe que es tener compasión  y no sabe que es justicia. Satanás los tiene en oscuridad y en tinieblas.

          El ser humano anda palpando la pared como los ciegos, andan en densa oscuridad. En pleno medio día tropiezan como si fuera de noche. No      tienen fuerzas y andan como si estuvieran muertos. Le han vuelto la espalda a Dios, le han vuelto la espalda al derecho humano, le han vuelto la espalda a lo que es correcto  y moral.  Ahora al pecado ya no lo llaman pecado, ahora lo llaman una opción. Y todo esto ha sido el fruto del pecado por dejarse cegar por el enemigo de las tinieblas  y apartarse de Dios. El enemigo esta batallando fuertemente para mantenernos ciegos.

         Pero, al mismo tiempo Dios todo poderoso nuestro general de guerra ha enviado a nuestro Salvador Jesucristo y a los ángeles buenos, los ángeles de luz para pelear contra las fuerzas del mal para traernos luz, esa luz que solo Jesucristo  puede dar a través del padre celestial. El ha venido a quitarnos la ceguera y las vendas que el enemigo a puesto en nuestra vista para que podamos ver la luz de salvación  y para que podamos ver el camino que conduce a la salvación que es Cristo Jesús. Jesús vino a darnos luz con su verdad del evangelio  de salvación.  El nos ilumina y nos llena con su luz para que nosotros vallemos como antorchas encendidas  y llenos del poder de Dios a través de este mundo de oscuridad para que seamos luz. Para que alumbremos el camino con su verdad y su amor a los que están en oscuridad. Dios va a destruir a Satanás  y los que han decidido seguirle, van hacer destruidos de una vez y para siempre. Dios envió a su hijo Jesucristo y a través de su sacrificio el venció la muerte y venció a Satanás en la cruz del Calvario. Para darnos otra oportunidad y enseñarnos el camino de la vida eterna. Dios ha visto los planes de Satanás y se ha disgustado. Dios enviara por segunda vez a su hijo Jesucristo para salvarnos, pero esta vez no va hacer para que muera en una cruz como lo hizo la primera vez. El viene a salvar a aquellos que aceptaron su verdad  y lo aceptaron como su salvador y que permanecieron en el camino de la verdad firmes y fieles a el. El Señor, con su propio brazo de justicia vendrá a salvarnos. El Redentor vendrá por todos sus santos y destruirá a Satanás y a todos los rebeldes  de una vez y para siempre.

        Y los que seamos salvos viviremos con el Señor para siempre  y la gloria del Señor brillara sobre su pueblo.  Juan 3:16 "Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna."

      Romanos 6:22 "Pero ahora, librados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la purificación, y como fin la vida eterna". Juan 10:2 " Y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie los arrebatara de mi mano."

 

 

                   Por: Waldemar Mendoza. 

             09-12-09

                4:16 p.m. 

 

Daniel's gloves

The story goes:

I sat, with two friends, in the picture window of a quaint restaurant just off the corner of the town-square. The food and the company were both especially good that day.  

    As we talked, my attention was drawn outside, across the street. There, walking into town was a man who appeared to be carrying all his worldly goods on his back. He was carrying, a well-worn sign that read, 'I will work for food.' My heart sank.  
   
     I brought him to the attention of my friends and noticed that others around us had stopped eating to focus on him. Heads moved in a mixture of sadness and disbelief.  

    We continued with our meal, but his image lingered in my mind. We finished our meal and went our separate ways. I had errands to do and quickly set out to accomplish them. I glanced toward the town square, looking somewhat halfheartedly for the strange visitor. I was fearful, knowing that seeing him again would call some response I drove through town and saw nothing of him I made some purchases at a store and got back in my car.  
    Deep within me, the Spirit of God kept speaking to me: 'Don't go back to the office until you've at least driven once more around the square.'  

   Then with some hesitancy, I headed back into town. As I turned the square's third corner, I saw him.  He was standing on the steps of the store front church, going through his sack.  

    I stopped and looked; feeling both compelled to speak to him, yet wanting to drive on. The empty parking space on the corner seemed to be a sign from God: an invitation to park. I pulled in, got out and approached the town's newest visitor.  

    ’Looking for the pastor?' I asked.  

    ’Not really,' he replied, 'just resting.'  
    ’Have you eaten today?'  
    'Oh, I ate something early this morning.'  
    ’Would you like to have lunch with me?'  
    ’Do you have some work I could do for you?'  
        ’No work,' I replied 'I commute here to work from the city, but I would like to take you to lunch.'  
    ’Sure,’ he replied with a smile.  
    As he began to gather his things, I asked some surface questions. Where you headed?'  
   'St.  Louis.'  
   ’Where you from?'  
    'Oh, all over; mostly Florida.'  
   ’How long you been walking?'  
    ’Fourteen years,' came the reply.  

   I knew I had met someone unusual. We sat across from each other in the same restaurant I had left earlier. His face was weathered slightly beyond his 38 years... His eyes were dark yet clear, and he spoke with an eloquence and articulation that was startling. He removed his jacket to reveal a bright red T-shirt that said, ‘Jesus is The Never Ending Story.'  

    Then Daniel’s story began to unfold. He had seen rough times early in life. He'd made some wrong choices and reaped the consequences. Fourteen years earlier, while backpacking across the country, he had stopped on the beach in Daytona.  He tried to hire on with some men who were putting up a large tent and some equipment. A concert, he thought.  
    
    He was hired, but the tent would not house a concert but revival services, and in those services he saw life more clearly. He gave his life over to God  



   ’Nothing’s been the same since,' he said, 'I felt the Lord  telling me to keep walking, and so I did, some  14 years now.'  
    ’Ever think of stopping?' I asked.  
    'Oh, once in a while, when it seems to get the best of me But God has given me this calling. I give out Bibles, that's what's in my sack. I work to buy food and Bibles, and I give them out when His Spirit leads.'  

   I sat amazed. My homeless friend was not homeless.  He was on a mission and lived this way by choice. The question burned inside for a moment and then I asked: 'What's it like?'      'What?'     ’To walk into a town carrying all your things on your back and to show your sign?'  
   'Oh, it was humiliating at first. People would stare and make comments. Once someone tossed a piece of half-eaten bread and made a gesture that certainly didn't make me feel welcome. But then it became humbling to realize that God was using me to touch lives and change people's concepts of other folks like me.'  

   My concept was changing, too. We finished our dessert and gathered his things. Just outside the door, he paused He turned to me and said, ‘Come Ye blessed of my Father and inherit the kingdom I've prepared for you. For when I was hungry you gave me food, when I was thirsty you gave me drink, a stranger and you took me in.'  
    I felt as if we were on holy ground. 'Could you use another Bible?' I asked.  
    He said he preferred a certain translation... It traveled well and was not too heavy. It was also his personal favorite... 'I've read through it 14 times,' he said.  

   ’I’m not sure we've got one of those, but let's stop by our church and see' I was able to find my new friend a Bible that would do well, and he seemed very grateful.  
   ’Where are you headed from here?' I asked.  
    'Well, I found this little map on the back of this amusement park coupon.'  
    ’Are you hoping to hire on there for awhile?'  
   'No, I just figure I should go there. I figure someone under that star right there needs a Bible, so that's where I'm going next.'  
He smiled, and the warmth of his spirit radiated the sincerity of his mission. I drove him back to the town-square where we'd met two hours earlier, and as we drove, it started raining. We parked and unloaded his things.  
   ’Would you sign my autograph book?' he asked... 'I like to keep messages from folks I meet.'  
    I wrote in his little book that his commitment to his calling had touched my life. I encouraged him to stay strong. And I left him with a verse  of scripture from Jeremiah, 'I know the plans I  have for you, declared the Lord, 'plans to  prosper you and not to harm you; Plans to give  you a future and a hope.'
 'Thanks, man,' he said. 'I know we just met and we’re really just strangers, but I love you.'  
  ’I know,' I said, 'I love you, too.' 'The Lord is good!'  
  'Yes, He is. How long has it been since someone hugged you?' I asked.  
    A  long time,' he replied  
   And  so on the busy street corner in the drizzling  rain, my new friend and I embraced, and I felt  deep inside that I had been changed.. He put his things on his back, smiled his winning smile and said, 'See you in the New Jerusalem.'  
   ’I’ll be there!' was my reply.
    
   He began his journey again. He headed away with his sign dangling from his bedroll and pack of Bibles. He stopped, turned and said, 'When you see something that makes you think of me, will you pray for me?'  

    ’You bet,' I shouted back, 'God bless.'

   ’God bless.' And that was the last I saw of him.  

    Late that evening as I left my office, the wind blew strong. The cold front had settled hard upon the town. I bundled up and hurried to my car. As I sat back and reached for the emergency brake, I saw them.... a pair of well-worn brown work gloves neatly laid over the length of the handle. I picked them up and thought of my friend and wondered if his hands would stay warm that night without them.  

   Then I remembered his words: 'If you see something that makes you think of me, will you pray for me?'  
   Today his gloves lie on my desk in my office. They help me to see the world and its people in a new way, and they help me remember those two hours with my unique friend and to pray for his ministry.

'See you in the New Jerusalem,' he said.

Yes, Daniel, I know I will...  
   

’I shall pass this way but once. Therefore, any good that I can do or any kindness that I can show let me do it now, for I shall not pass this way again.'  

 

Remember this, and let us live by this rule...

 

"Una estrella en su corona" - Jaime Soto

Que felicidad al ver que nuevamente han reiniciado la página web y que Adlai & Jessi se han mantenido firmes hasta ahora, es una página muy interesante pues en ella podemos ver las ricas bendiciones que a través de los años han recibido, la misma nos ilustra su crecimiento y por medio de ella conocemos la trayectoria de algunos de sus integrantes, y podemos ver su discografía. Adlai, como director del Ministerio Apocalipsis está haciendo una gran labor pues no solamente está esparciendo el mensaje de salvación sino que también como productor musical está ayudando e impulsando a muchos jóvenes a desarrollar su talento musical. Esta página web nos permite hacer comentario, peticiones de oración, contactarlos e invitarlos a conciertos y a escuchar interpretaciones de lo que han sido sus bendiciones. De verdad que ha sido una gran labor y es una maravillosa pagina web para todos los cristianos, felicidades Adlai & Jessi, que Dios les bendiga mucho. Jay

"Y será predicado éste evangelio" - Jhony González

Y será predicado éste evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio á todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin. La gran mayoría de los cristianos estamos cansados de vivir en éste mundo lleno de pecado y queremos ir a vivir con Jesús lo más pronto posible, pero uno de los grandes requisitos para que ese momento llegue es predicar el evangelio. Que importante es saber que en estos últimos días se está esparciendo cada vez más el mensaje de salvación a través de diferentes medios como radio, televisión y otras formas; y dentro de esos otros está APOCALIPSIS MUSIC MINISTRY. Un ministerio que comenzó desde el 1997 y que a través de las tormentas y poderosas lluvias de problemas se han mantenido firmes pues tienen su vista puesta muy alta en el único y gran Director, Cristo Jesús. Su meta: llegar al cielo y ver almas entregadas. Que felicidad al ver que nuevamente han reiniciado la página web y que Adlai & Jessi se han mantenido firmes hasta ahora, es una página muy interesante pues en ella podemos ver las ricas bendiciones que a través de los años han recibido, la misma nos ilustra su crecimiento y por medio de ella conocemos la trayectoria de algunos de sus integrantes, y podemos ver su discografía. Adlai, como director del Ministerio Apocalipsis está haciendo una gran labor pues no solamente está esparciendo el mensaje de salvación sino que también como productor musical está ayudando e impulsando a muchos jóvenes a desarrollar su talento musical. Esta página web nos permite hacer comentario, peticiones de oración, contactarlos e invitarlos a conciertos y a escuchar interpretaciones de lo que han sido sus bendiciones. De verdad que ha sido una gran labor y es una maravillosa pagina web para todos los cristianos, felicidades Adlai & Jessi, que Dios les bendiga mucho.

"Mamá te extraño" - Waldemar Mendoza

Es tan difícil comprender que ya no estás Mama, y resignarse a aceptar la realidad. Tú dejaste un gran vacío en mí corazón. Hay momentos que me hacen falta tu opinión, tu oración y tus consejos. Me llevaste y me cargaste con mucha paciencia, con mucho amor y ternura por nueve meses en tu vientre. Añorabas con mucha ansiedad mi llegada. En las noches soñabas con mi rostro y te imaginabas a quien se parecerá cuando yo naciera. Si me iba a parecer a Papa o si me iba a parecer a ti Mama. Dios te escogió a ti para que a través de ti yo naciera. Y así, nací y yo fui tu regalito de Dios. Me enseñaste a caminar y a hablar. Te sacrificaste mucho por mi y fueron muchas las noches que perdiste horas de sueño por mí. Cuando yo me tropezaba y me caía, tú siempre estabas ahí y me tomabas de la mano y me levantabas. Cuando me lastimaba tú estabas ahí y limpiaba y curaba mis heridas. Cuando yo lloraba tú estabas ahí, me tomabas en tus brazos y me consolabas hasta que yo me dormía confiado en tus brazos. Tú me enseñaste a cómo sobrevivir, me enseñaste a cómo comportarme y respetar a los demás. Pero, sobre todo me enseñaste a amar a Dios sobre todas las cosas. Me enseñaste a amar al prójimo y me enseñaste a ayudar al necesitado. Tú tuviste fe en mí y creíste en mí. Tú siempre orabas por mí y siempre le pedías a Dios que me cuidara con sus ángeles. Y quiero que sepas que estoy en Afganistán en una misión y que los ángeles todavía me cuidan Mama. Yo te extraño mucho Mama, tú te sacrificaste mucho por mí y por mis hermanos que también te extrañan mucho. Tú fuiste un buen ejemplo para mí. Tú te tuviste que enfermar, te enfermaste y yo vi tu sufrimiento y a pesar de tu sufrimiento tú siempre alababas a Dios y nunca perdiste tu fe. Tú me enseñaste que se puede alabar y glorificar el nombre de Dios en medio del dolor. Un día en tu dolor te vi llorar, allí estabas tú en el hospital en una habitación esperando el momento por el cual todo creyente e hijo de Dios espera con tantas ansias. El día de ir al descanso eternal, para luego resucitar para ir a morar por toda la eternidad con nuestro Padre celestial. Me acuerdo cuando tú estabas en tu agonía postrada en cama y me dijiste “porque tengo que sufrir mucho, porque no puedo ser feliz como las demás personas.” Yo no supe que decirte Mama, el dolor que yo tenía en mi alma de saber que pronto te me ibas de mi lado era muy grande, y no supe que decirte Mama. Yo solo te dije; “Mama no culpes a Dios” y tú me dijiste; “No hijo, yo no culpo a mi Dios, porque el tiene un plan, el está en control de todo y de nuestras vidas.” También me dijiste; “Ya deja de quejarte y mira el lado positivo siempre. Dios quiere enseñarte para luego llevarte a otro nivel. Para que aprendas a depender totalmente de él. El tiene el poder de levantarme de esta cama, pero él tiene un plan, por eso yo en Cristo confió, el tiene un plan.” Mama ya tú no estás conmigo, ahora tu estas descansando y esperando por ese día en que el Señor Jesucristo mencione tu nombre para luego despertar de tu sueño. Ahora yo se que algún día te veré, que solo tu duermes y yo sé que es así. Jesús me prometió que algún día yo te veré, te reconoceré, te abrazare y llorare de alegría. Tú me miraras y me dirás: ya no más muerte, no más despedidas, no más sufrimientos, no más hospitales, ni doctores. Aquí estaremos viviendo por siempre, por toda la eternidad con nuestro Señor Jesucristo y junto a nuestro Padre celestial. Ahora Mama, yo te digo, hasta luego. Apocalipsis 21:1-4 dice: 1- Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. 2- Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido 3- Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y el morara con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4- Enjugara Dios toda lagrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Enero-01-2008 7:00 p.m.